Adios DIS29500. Hola ISO/IEC29500 (OpenXML)

Aunque aun no se ha producido el anuncio oficial de ISO (probablemente mañana), (Actualización: Ya es oficial: Prensa de ISO ) ya se conoce que el OpenXML es desde hoy un estándar ISO de documento de cuyo mantenimiento y evolución se hará cargo su Subcomité 34 de ISO. Podeis ver el reciente anuncio de ECMA.

En total, un 86% de los países han mostrado su opinión positiva, y esto es muy importante para mostrar el apoyo a este estándar.

Si miramos los datos, entre los P members, hay 24 que han votado que SI, y 8 que han votado que NO. Es decir que el % de aprobación entre los “P” members es del 75% (bastante por encima del umbral requerido de 2/3). Del total de votos, es decir miembros “P” y miembros “O”, 61 países han votado que SI, y 10 que NO, de forma que la aprobación es del 86% y el rechazo del 14% (bastante lejos del umbral del 25% de NOs que hubiera dado al traste con el proceso).

 

 

 

 

Para mí no es una noticia más. Es algo muy importante a nivel personal, como alguno ya habrá adivinado, por la cantidad enorme de tiempo, dedicación y esfuerzo a este importante asunto. Este blog últimamente se convirtió en un monográfico del tema y si no mirar la nube de Tags con DIS29500 u OpenXML ;-).

Nadie pone pasión en lo que hace si no cree realmente en ello. Y creedme que ese sentimiento es el que nos ha movido a muchos a dedicar muuuchas horas, trabajo, esfuerzos, coordinación internacional y sacrificios en la sincera convicción de que este trabajo era muy positivo para la industria, desarrolladores, clientes, administraciones, socios y en general para la sociedad en sí.

Pero creedme que esto no va de ganadores ni perdedores.

Esto va de trabajar de forma colaborativa en la mejor tecnología de la que se es capaz, en beneficio de la libertad de elección de Usuarios, Administraciones, Corporaciones etc…

Va de reconocer la eficacia y funcionamiento del sistema. Pocos estándares han vivido una revisión tan profunda detallada por parte de tantísimos expertos a nivel mundial, para al final concluir en su mejora y ámplia aprobación.

Y finalmente, aunque no tan importante, va de ver a Microsoft como recientemente comentaba el editor de ODF Patrick Durusau, sentado en un grupo de trabajo de estandarización presentando, exponiendo, y trabajando codo con codo con partnes y competidores en el desarrollo de tecnología que posteriormente incorpora en sus productos, al igual que otros fabricantes decidirán o no incorporar en los suyos.

Microsoft mantiene y reafirma el compromiso de incorporar fielmente la especificación aprobada por ISO en sus productos (ver carta abierta de Chris Capposela). Igualmente son ya cientos las aplicaciones de ISVs y fabricantes, de todo tipo de plataformas (Linux, MAC, Windows, dispositivos etc..) que, a fecha de hoy, vienen haciendo uso de OpenXML en sus productos (a raíz de su estandarización en ECMA, ECMA376) como estándar internacional que ya viene siendo desde Diciembre del 2006.

Pero esto si va también de agradecimientos sinceros:

  • A todos y cada uno de los que hicieron oír su opinión favorable, en la tesis de lo importante que sería este proceso, y quisieron que su opinión fuera escuchada.
  • A todos aquellos que hicieron oír su opinión contraria, pues contribuyeron de forma formidable a la mejora del estándar, ilustrando el porqué el modelo de estandarización funciona. Algunos catalogaron el proceso como “ejemplo de libro” de la estandarización. Su análisis, revisión y comentarios, hicieron que la especificación mejorara enormemente, y posteriormente cualificara para ser un estándar ISO.
  • A los usuarios, administraciones, que en respuesta a sus requisitos, han conseguido incorporar un nuevo estándar ISO a la lista, aumentando sus posibilidades de elección, en beneficio de usuarios, ciudadanos etc..
  • A los cuerpos de normalización que realizaron su trabajo de forma impecable, demostrando el enorme valor que el trabajo consensuado tiene en el desarrollo de esas tecnologías que resuelvan problemas reales de uso y negocio. E hicieron su trabajo en un entorno en ocasiones digamos… “demasiado crispado”.

Hay un efecto colateral igualmente importante y positivo, independientemente de que el resultado hubiera sido este u otro. Y es la manera en la que el debate e interés sobre estándares abiertos y especialmente sobre formatos de fichero, ha cobrado una importancia inimaginable hace tan solo un año. Y eso va en beneficio de todo el sector relacionado, ya sea impulsando tecnologías sobre OpenXML, ODF, PDF o cualquier otro estándar. A modo de ejemplo, no demasiadas personas conocerían lo que era ODF, por ejemplo, hace un año (Ojo, no hablo del usuario avanzado de Linux u OpenOffice etc..). Y sin embargo, ahora conocen su existencia como opción muchos CIOs, decisores tecnológicos etc, de la misma forma que conocen OpenXML etc.. Y en cualquiera de los casos, han aprendido a valorar las bondades de la característica "abierto" en un formato de documento, que entre otras cosas le libera e independiza para siempre de la aplicación que lo generó.

No estamos ante el final de nada, sino mas bien ante el inicio de una etapa en la que los formatos abiertos de documento están llamados a considerarse de forma relevante, y sin que la libre elección de nadie suponga un problema de interoperabilidad.