Daria Musk, músico, sensación en la web y millennial futurista

 

Por: Daria Musk, sensación en la web y futurista millennial.

Daria MuskSoy una cantante cuya voz lanzó de manera accidental miles de líneas de código. Una chica que creció en el bosque, que le cantaba a los árboles pero un día, abrió su laptop y encontró un bosque de amigos y fanáticos que esperaban ser conocidos. Mi música siempre ha sembrado las semillas de mis sueños, pero las nuevas tecnologías han sido lo que las hizo estallar. Con video chats que hackearon conciertos musicales en vivo, he realizado una gira por el mundo sin salir de mi habitación. Después me subí a aviones para pisar escenarios en ciudades que sólo había visto en la pantalla de la computadora.

Como parte de la generación millenial, soy una nativa digital, pero solo una geek honoraria de la tecnología. Mi increíble comunidad de fanáticos sostiene mis manos y juntos nos hemos abierto paso hacia un nuevo camino dentro la industria de la música, a través de las redes sociales y los dispositivos, el carácter y la tecnología. Somos inclusivos donde otros no lo han sido. Saltamos cuerdas de terciopelo y retiramos cada cortina.

Así que cuando llegó el momento de empezar mi primer álbum, algo con lo que he soñado desde que aquellos árboles en el patio trasero eran mi único público, sabía sin duda alguna que quería compartir la experiencia con todo mundo, desde el momento en que una chispa de emoción me encendió como a un foco, a llevar el ritmo al estudio o escribir letras a media noche… ¿Pero cómo podría compartir ese universo privado donde una canción toma forma? ¿Cómo podría permitir que un público digital escuchara a escondidas las inspiraciones que me llevaron de mi habitación al estudio? ¿Cómo podría permitirles sentir que las melodías se transforman en algo más? Quería invitarlos a ese mundo, dejarlos caer al agujero del conejo, no pasaron algunos meses, pero para mí sucedió en ese momento.

Cuando un artista toca una nueva herramienta, a menudo hay una sensación inmediata de afinidad. Por lo menos así lo siento yo. La guitara correcta en mis brazos se siente como un amigo, parece que las cuerdas dirigen a mis dedos hacia donde la canción empieza. Pasó lo mismo con mis shows interactivos: Busqué un video chat y vi un escenario virtual, una gira digital. Son encuentros mágicos que abren nuevos mundos de posibilidades de creatividad. Puedo contar con una mano las veces que me he movido, inspirado, y alineado de manera instantánea con una herramienta, un dispositivo… o en verdad estas cosas son llamadas “instrumentos” en la vida de un músico.

Sucedió de nuevo el otro día cuando vi por primera vez Sway. Fue intuitivo. Mientras que lo tocaba, sabía que habría encontrado una elegante, divertida, inspiradora, interactiva y dinámica manera para invitar a cualquiera al mundo de una nueva canción. Podría ser un lugar para capturar y mirar cómo las ideas evolucionan. Arrastré y solté fotos que se sentían como si las viera en mi mente, algo se cruzó entre los videos musicales y las visiones dentro de mí mientras escribía. Añadí la idea real ya mascullada que canté en mi teléfono a las 3am. Mi productor me interrumpió con duros ritmos de batería y chelo que acompañaban los pequeños clips de audio. Tomé varias fotos mientras cantaba y capturaba mini videos mientras tocábamos, y así, Sway se convirtió en mi vida, en mi modo de respirar donde mi mundo interno musical se materializó ante mis ojos, formado por completo.

Sway fue una hermosa y sorprendente experiencia al componer mi canción. Me enamoré de él de manera instantánea. Nada habría podido darme la oportunidad de conservar esta mágica e interactiva forma de compartir mi música con el mundo. Incluso mis amadas redes sociales me habrían restringido a solo videos o palabras. Sway abrió las puertas y vi cómo mis fanáticos exploraban mis creaciones por sí mismos, para encontrar gemas escondidas y significativos momentos que yo solo podría compartir por instinto. No tuve que pensar, planear o (no es que no supiera cómo hacerlo) codificar. Todo cobró vida, sin tener que probar, esta nueva canción, este nuevo sueño, esta nueva fase de mi carrera donde traje a todos al proceso interno. Sin esfuerzo, de una manera hermosa, todo floreció con Sway.

¡Pueden experimentar el nacimiento de mi nueva canción “Bloom”, desde la inspiración, hasta la producción, con mi nuevo y primer Sway, pueden verlo abajo!

P.D: ¡Ahora ya soy adicta, creo que aplicaré un “Beyonce” completo y haré un Sway para cada canción de mi álbum! ¿Esto se llamará Beyonsway? ¡Estén atentos a todos mis canales sociales ( @dariamusk ) y www.dariamusik.com !